¿Es Malo Ver Porno?

Índice

perfil pedro

Malo no, malísimo.

Yo veía mucho porno antes, hasta que me di cuenta de sus efectos en mi cuerpo y en mi mente.

Te cuento lo que aprendí entonces y por qué ahora creo que es malo ver porno.

El consumo de pornografía ha aumentado en la era digital y se ha convertido en una preocupación en cuanto asus efectos en el cerebro y la conducta.

Su accesibilidad, disponibilidad y el anonimato son los 3 factores que contribuyen al aumento del consumo, especialmente en adolescentes y preadolescentes (esto es especialmente preocupante).

Los consumidores habituales de pornografía pueden desarrollar dependencia, disfunciones sexuales, depresión y ansiedad, entre otros problemas.

Pero la clave que me hizo despertar a mí fue entender el porno en clave evolutiva:

Atención, Spoiler
Como hombres, no hay nada más beta que ver a un alfa teniendo sexo con la mujer que nos gusta.

Especialmente si la tiene mas grande que nosotros.

Nos coloca en posición de inferioridad, nos baja la autoestima y la testosterona.

Por los suelos.

Eso fue lo que a mí me hizo ver lo malo que es, pero a ti quizás te haga falta verlo desde otros ángulos:

El consumo de pornografía y sus efectos en el cerebro y la conducta

Podríamos pensar que unpoco de porno no es malo, que el problema es el exceso.

Pero es una actividad que genera chutes de dopamina, y eso se traduce en satisfacción instantánea. Igual que TikTok.

Al final, no nos damos cuenta y estamos viendo pornografía durante horas.

Efectos del consumo excesivo de pornografía

El consumo excesivo de pornografía puede tener efectos negativos en el cerebro y la conducta.

Un estudio del Instituto Karolinska (1) sugiereque puede producir cambios en la estructura del cerebro, reduciendo la materia gris en el lóbulo derecho, lo que puede tener un impacto en el comportamiento.

Además, el consumo excesivo puede provocar disfunciones sexuales como la disfunción eréctil y la adicción.

Entre las principales alteraciones en la conducta destacan:

  • Desensibilización a los estímulos sexuales
  • Búsqueda de cada vez más contenido explícito y violento
  • Tolerancia a los contenidos habituales
  • Dificultades para excitarse en compañía de la pareja
  • Depresión y ansiedad

Entre los principales problemas sexuales destacan:

  • Disfunción eréctil
  • Reducción del deseo sexual
  • Dificultades para tener orgasmos

Entre los principales problemas emocionales destacan:

  • Depresión y ansiedad
  • Problemas de autoestima y de imagen corporal
  • Dificultades para establecer relaciones emocionales sanas y satisfactorias

La adicción a la pornografía

La pornografía puede seradictiva, especialmente cuando se consume en exceso. La adicción a la pornografía es un fenómeno que afecta a personas de todas las edades y géneros.

A continuación, se describen las características de la adicción a la pornografía y los principales problemas asociados a ella:

Características de la adicción a la pornografía

  • Necesidad constante de ver porno, incluso cuando hay otros compromisos o actividades importantes que realizar.
  • Uso creciente de la pornografía, ya que se necesita cada vez más estimulación para sentir placer.
  • Dificultad para dejar de ver pornografía, a pesar de los problemas que causa en la vida diaria.
  • Estados de ansiedad, irritabilidad o malestar cuando no se puede ver ponografía.
  • Perdida de interés en otras actividades que anteriormente resultaban placenteras, debido al alto nivel de recompensa que proporciona la pornografía.
  • Desarrollo de una tolerancia cada vez mayor al contenido pornográfico habitual, lo que lleva a buscar temáticas cada vez más fuertes para saciar el deseo.

Principales problemas asociados a la adicción a la pornografía

  • Dificultades para mantener relaciones sexuales satisfactorias en la vida real, debido a la disfunción eréctil y cambios cerebrales generados por la adicción.
  • Desarrollo de depresión, ansiedad y otros problemas emocionales, a menudo como resultado de un fuerte sentimiento de culpa y vergüenza.
  • Alta probabilidad de caer en conductas de riesgo, como el consumo de drogas y la promiscuidad.
  • Posible pérdida de relaciones personales y laborales, debido a la dedicación excesiva a la pornografía.

Las consecuencias del consumo habitual de pornografíaadicción a la pornografía, un chico joven sufriendo

Problemas sexuales

El consumo habitual de pornografía puede producir diversos problemas sexuales.

Entre ellos, se encuentra la disfunción eréctil, que puede aparecer por la exposición constante a estereotipos irreales y por el llamado «síndrome de pies fríos».

Asimismo, el consumo excesivo de pornografía puede hacer que los consumidores habituales se desensibilicen a contenidos sexuales y busquen temáticas cada vezmás fuertes, desencadenando la pérdida de interés por las relaciones sexuales reales.

Disfunción eréctil:

La disfunción eréctil es uno de los principales problemas sexuales asociados al consumo habitual de pornografía. Los estudios realizados sobre el tema sugieren que los hombres que ven pornografía regularmente tienen más probabilidades de sufrir de este trastorno.

La sobreexposición a estereotipos irreales puede afectar a la autoestima, haciendo que los consumidores experimenten ansiedad y estrés frente a situaciones reales.

Síndrome de pies fríos:

Es un efecto que aparece en algunos hombres que consumen pornografía. Se trata de la dificultad para mantener la erección cuando se encuentran en una situación sexual real, debido a que la falta de estímulos visuales y sonoros de la pornografía genera una incapacidad para excitarse frente a situaciones reales.

Problemas emocionales

El consumo excesivo de pornografía también puede generar problemas emocionales. Los consumidores habituales pueden experimentar dificultades para excitarse en compañía de su pareja, lo que puede llevar a la insatisfacción sexual, a la depresión y a la ansiedad.

Además, la pornografía puede alterar la percepción de la realidad, produciendo una distorsión de la sexualidad y de las relaciones sexuales.

Depresión y ansiedad:

El consumo habitual de pornografía puede producir depresión y ansiedad, ya que crea una adicción en el consumidor que busca reforzar su autoestima y satisfacer necesidades emocionales a través de la pornografía.

Distorsión de la percepción de la realidad:

La pornografía puede crear una distorsión de la percepción de la realidad, haciendo que el consumidor piense que las relaciones sexuales tienen que ser iguales a lo que ve en la pornografía. Esto puede llevar a la insatisfacción sexual y emocional, lo que provoca una búsqueda constante de nuevas experiencias, que en su mayoría son insatisfactorias.

El contenido de la pornografía y cómo afecta a las relaciones

Cuando hablamos de pornografía es importante tener en cuenta que no solo se trata de contenido sexual explícito, sino que este también puede ser violento y denigrante. A continuación, se detallan las principales temáticas relacionadas con el impacto del contenido pornográfico en las relaciones personales.

Violencia sexual en la pornografía

Uno de los aspectos preocupantes de la pornografía es la presencia de violencia sexual y emocional en algunos contenidos. Estos pueden contener escenas de agresión sexual, humillación y maltrato hacia las mujeres, normalizando dichas prácticas en la sociedad.

La exposición continuada a estos contenidos puede generar conductas violentas hacia las mujeres y normalizar la violencia sexual en las relaciones de pareja. Por esta razón, es importante cuestionar estos contenidos y buscar alternativas en las que se promuevan relaciones más equitativas y respetuosas.

¿Cómo afecta la pornografía a las relaciones de pareja?

El consumo excesivo de pornografía puede afectar negativamente a las relaciones de pareja. Las personas que consumen pornografía pueden tener dificultades para excitarse en compañía de su pareja y experimentar cambios en sus patrones de comportamiento sexual.

Además, la disfunción eréctil es un problema común en hombres que consumen pornografía regularmente. Este consumo también puede afectar emocionalmente a las personas y dificultar la construcción de relaciones afectivas saludables.

Es importante tener en cuenta que una vida sexual satisfactoria no depende únicamente de la pornografía y que es posible disfrutar del sexo sin recurrir a este tipo de contenido.

  • El consumo excesivo de pornografía puede llevar a la adicción.
  • El contenido violento y denigrante de algunos contenidos puede normalizar la violencia sexual en la sociedad.
  • El consumo continuado de ponorgrafía puede generar cambios negativos en los patrones de comportamiento sexual de las personas, en especial de los jóvenes.
  • Además de los problemas sexuales, el consumo de pornografía también puede afectar emocionalmente a las personas.

Consejos para evitar el consumo de pornografía

  • Tener conversaciones abiertas y sinceras en la familia sobre educación sexual.
  • Identificar pronto la situación de adicción y poner en marcha la ayuda adecuada.
  • Buscar alternativas en las que se promuevan relaciones más equitativas y respetuosas.

Conclusiones

Es malo ver porno.

Es adictivo, puede crearte problemas de todo tipo, pero sobre todo bajarte la autoestima, la testosterona, la confianza en ti mismo.

Puede afectar a tus relaciones de pareja. Puede dificultarte mucho encontrar pareja, de hecho, que es aún peor.

En todo caso, si necesitas masturbarte y no te excitas solamente con la imaginación, busca estímulos en los que no haya otros hombres, o las imágenes sean en primera persona y puedas imaginarte que ése suertudo eres tú. No es lo ideal, pero a veces más vale tuerto que ciego.

Las compras referidas podrían reportarnos ingresos publicitarios. ¿Por qué fiarme?

Acerca del autor

En Elvitalista, empleamos citas y referencias de la mejor calidad, provenientes de bibliotecas, estudios y publicaciones médicas, con el fin de respaldar la información presentada en nuestros artículos. Para garantizar la precisión y confiabilidad del contenido, nuestro proceso editorial incluye un riguroso proceso de verificación de hechos y actualización constante. Puedes acceder al proceso editorial para obtener más información sobre cómo realizamos la verificación de hechos.
  1. Perogamvros, L. y Kühn, S. (2019). Brain structural associations of reward-based temptations and pornography consumption. JAMA psychiatry, 76(9), 927-934.

Sigue leyendo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *